El "maestro" ataviado de paisano
El "maestro" ataviado de paisano

 

Un torero se hizo verbo entre los italianos.

 

¿Maestro, como ves si un toro te gusta o no, si te puede servir?”

Las orejas, pero sobre todo los ojos. Ha habido toros que me han quitado el sueño para rato con su mirada. Parece mentira pero el color y la forma de mirarte... Hubo una vez que los de mi cuadrilla, regresando del apartado me dijeron que habia un problema con los ojos de un toro”.

¿Que le pasa? les pregunté ¿acaso vee mal”?

No” dijeron, “es que los tiene color miel”

Ah” dije, “¿y el otro?”

El otro también” contestaron.

Lo pasé fatal hasta que se abrió la puerta de toriles. Nunca me habia ocurrido ver un toro con los ojos de ese color. Es que los ojos de los toros te avisan de sus intenciones. Pueden amenazarte: ¡Ten cuidado que te estoy esperando! O bien pueden animarte: ¡No te preocupes. No pasa nada. Pero no me mortifiques demasiado eh!”

Luis Francisco Esplá, 52 años de los cuales 34 como matador de alternativa. Gemelo en el zodiaco y sin gemelos en los ruedos porque unico por genialidad, nos contó un montón de anecdotas a unos cuantos aficionados italianos en el super moderno y estupendo hotel Nhow, del grupo NH, en Milano.

Escuchar a un torero y tener la oportunidad de charlar con él cuando no está ataviado de luces, es algo insólito, raro, extraordinario, excepcional y maravilloso. Se me perdone la comparación pero, para mi, es como ver el toro en el campo, cuando no está ataviado con la divisa. Los dos son total y completamente libres de las obligaciones a las que les somete el compromiso de la lidia. ¡Un verdadero lujo!

Don Francisco nos contó su teoria de los circulos y de la pena que no hubiese una pantalla para dibujarla. Como aficionado a la pintura, tal vez nos hubiera dibujado alguna faena. Así introdujo lo de cargar la suerte que depende del toro con el que uno se tiene que enfrentar. Con el circulo lo rompes porque lo obligas a girar sobre un eje orizontal, sin el circulo lo cuidas porque solo lo haces pasar. Pero, en ambos casos, puedes cargar la suerte. ¡Que duro es tener que abandonar las convicciónes! Pata contraria p'alante etc.

Luego habló de los encastes, de su cuñado Damaso, de los tiempos en los que compartia el cartel de los banderilleros, de sus años de aprendizaje, de los toros que le han encumbrado y de aquellos que le han quitado el sueño, Nos contó, si bien en tal solo unas horas, su vida de profesional. Y cuando pusimos el video de la corrida de su despedida en Madrid el pasado mes de junio, al toro “Beato” de Victoriano del Rio, se negó a mirarlo. “Es que me pongo a llorar” dijo. Solo se puso a reir con nosotros cuando le pregunté si todavia guardaba aquel traje grana y oro que le habían casi arrancado a pedazos mientras salia en hombros de Las Ventas.

Por ultimo nos hizo también un sucinto relato de lo que le contó a los diputados del Parlamento catalan en Barcelona.

"No estoy aquí para justificar el toreo, sino al contrario para oponerme a que se nos prohiba nuestro derecho de sentir en manera diferente. En las prohibiciones nunca jamás hay simiente para prosperar. Lo que nunca yo quisiera en absoluto es volver a tener que emigar a Francia para presenciar o ejercer algo que me gusta". ¡Toma, ahi queda eso!

Todo esto nos contó en el dia de vispera de la primavera milanesa.

¡Un torero, un hombre y un pedazo de embajador de la Fiesta de los Toros!

 

El Conde para Portal Taurino (Autorización de D. Francisco Gallardo Uribe)